43 – Marvin Gaye, tentación húmeda

I-Want-You

Marvin GayeI Want You. Tamla, 1976

¿El álbum mas sexy que he escuchado?… Probablemente si. Compuesto y producido en mitad de su divorcio con Anna Gordy -la hermana mayor de Berry,  ‘capo’ de Motown-, y su nueva relación con Janis Hunter -lo que sin duda influyó en la temática de las letras y en el cariz sensual del sonido-, y pese a no ser tener tan buenas críticas como otros álbumes suyos, para mi es, sin duda, el disco que mejor representa lo que significó Marvin Gaye para la música, y los que disfrutamos de ella,  durante los años que paso sobre este planeta.

Marvin Pentz Gay (La ‘e’ final que añadiiría mas adelante a su apellido fue en honor a su admirado Sam Cooke) nació en Washington DC en Abril de 1.939. Hijo de un predicador cristiano fundamentalista, el pequeño Marvin tuvo una infancia que podríamos calificar de ‘difícil’ siendo muy generosos. Su padre era un hombre violento que lo maltrataba, y en su casa se exigía el cumplimiento de unos códigos de conducta mas que estrictos que no permitían ningún tipo de demostración de alegría: ni se celebraban las fiestas, ni se reía, ni se cantaba. Está vida tan oscura amargó a Gaye, que jamás pudo librarse de esa infelicidad, sellando su desgraciada vida al morir de dos disparos a manos de su propio padre 45 años mas tarde, probablemente sin haber disfrutado la plenitud de todo lo que se hubiera merecido por la gracia que transmitió con sus canciones, esa música que nos hizo tan felices a tantos de nosotros durante tantos años. Pero bien… estamos en lo de siempre ¿hubiera sido igual la música de Gaye sin su sufrimiento personal?, probablemente no. Soy de los que opinan que el arte en general, y el de las armonías en particular, se alimenta mucho del ‘dolor’ interior del artista.

marvin-gaye1

Como la mayoría de cantantes negros comenzó a cantar en el coro de la iglesia donde, según sus propias palabras, “…descubrí la alegría de la música”. A buen seguro que le ayudó a soportar el terrible ambiente que se vivía en su casa. Pronto aprendió a tocar el piano y la batería. lo que le sirvió para refugiarse en lo único que le proporcionaba una salida a su familiar ‘infierno’ (hasta el extremo de que siendo un buen deportista, su padre le obligo a abandonar el atletismo por considerarlo indecente). A los 15 años formó su primer grupo, DC Tones, y tras un breve paréntesis en las fuerzas aéreas de donde fue expulsado por indisciplina -ya comenzaban a manifestarse sus problemas con las drogas duras- ingresó en una banda de doo woop llamada The Rainbows. Es a finales de los años 50 cuando se une a The Marquees, con los que graba un sencillo de poco éxito. A los pocos años consigue entrar en la mejor banda de doo woop del momento, el grupo de Harvey Fuqua, The Moonglows, con el que en 1959 edita su primer tema para el sello Chess. Tras un año de trabajo y giras, Fuqua decide disolver el grupo y marcharse a Detroit en busca de mejores oportunidades, llevándose al joven Gaye con él. En la ‘ciudad del motor’ Harvey Fuqua crea un sello al que llama Tri Phi Records, e incorpora a Marvin a su catalogo. En 1961 Gaye se casa con Anna Gordy, y poco después el hermano de ella, Berry Gordy, que ya poseía la Motown, absorbe el sello Tri Phi.

En Motown, Gaye comenzó acompañando a la batería, entre otros grupos, a Smokey Robinson & The Miracles, y, como era habitual en los demás ‘empleados’ de Gordy, estuvo ‘currando’ para la casa en lo que fuera menester (principalmente haciendo coros y colaboraciones al piano para otros artistas de la ‘factoría’). Su primera oportunidad como solista no le llego hasta 1961, pero fue en el 63 cuando lanzó sus dos primeros ‘semi’ éxitos. Justo ese fue el año en que un pequeño genio llamado Stevie le daba su primer numero uno al sello, la misma época en que que The Beatles pagaban millonadas por poder hacer covers de The Miracles; años difíciles para destacar en una ‘plantilla’ de artistas que quitaba el hipo: Martha & The Vandellas, Stevie Wonder, The Supremes, Temptations, Mary Wells, The Four Tops…. Complicado para que el joven Marvin consiguiera asomar la cabeza entre tanto talento, pero lo consiguió con How Sweet It Is (To Be Loved By You), tema compuesto por los enormes Holland–Dozier–Holland, y que supuso su primer ‘pelotazo’ para la Motown. De ahí paso a hacer duetos con algunas de las grandes divas del sello como Mary Wells, Kim Weston y, sobre todo, con Tammi Terrell, con la que lanzó joyas como Ain’t No Mountain High Enough, recreando entre el público el romance perfecto de dos ángeles negros en perfecta armonía, hasta el punto de que circularon rumores de que compartían asuntos que iban mas allá de lo artístico. La ‘película’ tuvo un final trágico, y en el verano de 1967 Tammi se desmayó en el escenario en los brazos de Gaye, tras lo cual le diagnosticaron un tumor cerebral que acabó con su vida tres años mas tarde. Su primer numero uno llegaría con I Heard It Through the Grapevine, composición de Whitfield-Strong (que ya había sido grabada por The Miracles anteriormente pero sin llegar a la repercusión que consiguió Marvin) que acabaría siendo el single mas vendido del sello en los años 60.

Marvin-Gaye2

La guerra del Vietnam, el movimiento por los derechos civiles, y en general el ‘agrio’ ambiente político que vive Estados Unidos en esos años provocan que Gaye se vaya distanciando del sonido más comercial y la temática ‘ingenua’ del soul que se estaba componiendo por entonces para pasar a ‘militar’, junto a otros grandes artistas -negros y blancos-, en el ‘antimilitarismo ecologista’ que estaba de moda, convirtiendo muchos de de sus textos en proclamas políticas contra la guerra (esos años estaba seriamente abrumado por las historias que le cuenta su hermano Frankie que acaba de volver del frente), la corrupción política, el abuso de drogas -pese a tener ya por aquel entonces un serio problema con la cocaína- la fraternidad entre razas y el medio ambiente.

En 1971 se edita Whats Going On, la grabación más comprometida del artista, la que más le costó publicar y que al final fue disco de oro. En el 72 el álbum de la banda sonora, al más puro estilo blaxplotation, de la película Trouble Man. En 1973 Let’s Get It On, su primera incursión en el funk y la temática mas sexual, considerado por la mayoría de los críticos el mejor disco de soul de la historia En el 74 un disco en directo grabado en California, Marvin Gaye Live, que costó de llevar a cabo porque Marvin había desarrollado pánico escénico después del desmayo de Terrell en el escenario siete años antes. Y después de dos años en los que la vida de Gaye sigue desarrollándose en un más que ‘turbulento’ ambiente entre su exagerada afición a la ‘farlopa’ y su situación conyugal, llegamos a la obra que ilumina musicalmente este capítulo de ‘Dioses y Monstruos': I Want You, de 1976.

Marvin-Gaye3

Su primer obra en estudio desde el mega éxito de Let’s Get It On tuvo una pobre acogida entre la critica más purista, a la que le costo aceptar que su genio de turno evolucionara hacia temáticas y posturas mas terrenales, pero si que fue bastante bien recibido por el público. Es un disco que con el tiempo ha acabado siendo reconocido como una de las cumbres de la música popular, y del que se consideran deudores artistas tan dispares como Todd Rundgren o Madonna. En esta grabación Gaye opta por decantarse exclusivamente por la temática sexual y por un sonido que evoluciona del soul mas clásico a ‘palos’ como la disco music, el quiet storm, el r & b y el neo soul. Fue lanzado el 16 de marzo de 1976 por el subsello de Motown, Tamla, y pese a que no alcanzó las cotas de ventas de alguno de sus anteriores trabajos si que vendió su buen millón de copias en todo el mundo. Era su treceavo álbum y se grabó a lo largo de 1975 y 1976 entre los estudios Hitswille de Detroit y su pequeño estudio casero -la legendaria Marvin’s Room- de Los Angeles. La parte más importante de la producción corre a cargo de Leon Ware, un reputado profesional que trabajaría años después, entre otros, para Michael Jackson y para Maxwell, uno de los artistas que han intentado mantener vigente el estilo Gaye estos últimos quince años.

Lo primero que atrae del disco es su maravilloso artwork en la que se adapta la famosa pintura neo-manierista del artista Ernie Barnes conocida como The Sugar Shack (1971). Es extraer el vinilo de la funda, posar suavemente la aguja sobre el plástico negro y dejarnos cautivar desde el primer corte con la sensualidad, o mejor sexualidad casi explicita, que desborda en cada uno de sus compases y estrofas la música que surge de los surcos. “Es como mirar a través de la ventana de la casa de Marvin mientras hace el amor con Janis Hunter”, dijo un crítico. La mayoría de temas están compuestos a medias con Leon Ware, y en el line up de músicos aparece personal como Wilton Felder al bajo (si si.. el gran saxofonista de The Crusaders es también un estupendo bajista), Ray Parker Jr o David T. Walker a las guitarras, y Sonny Burke tocando pianos eléctricos.

El listado de canciones no tiene desperdicio, y desde la primera declaración de amor y deseo con I Want You: “…Te quiero, pero quiero que tu también me quieras baby. Te daré todo mi amor a cambio de que tu me quieras la mitad de lo que yo te quiero a ti …”, hasta la versión vocal de la suprema After The Dance: “…Oh baby, acércate, me encanta tu sonrisa, quédate un rato, podemos seguir juntos después del baile….”, el disco es un sublime canto al amor en todas sus acepciones.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s